26.11.2020

LOS URÓLOGOS ADVIERTEN DE UN DESCENSO CERCANO AL 50 % EN EL DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

• No es que haya menos cánceres de próstata, testículos o riñones, con la Covid-19, es que se está retrasando su diagnóstico, lo que conlleva un peor pronóstico de la enfermedad para los pacientes.

• La pandemia ha alejado a los pacientes de las consultas presenciales de atención primaria y especializada. Acuden ahora cuando los cánceres se encuentran en estadios avanzados.

• “Posiblemente unos 15.000 varones españoles con cáncer de próstata lo tienen ya y no lo saben”.

Movember (una contracción de los términos ‘moustache’ y ‘November’), el mes de sensibilización sobre la salud masculina que, cada año, se simboliza entre los varones dejándose crecer un mostacho, deja un balance negativo, relacionado con la actual pandemia de Covid-19. Tal y como destaca el doctor José Gregorio Pereira, especialista de Urología Clínica de IMQ Zorrotzaurre, “un reciente estudio llevado a cabo en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido ha puesto de relieve que el diagnóstico del cáncer de próstata ha caído un 48,6 % en los primeros seis meses de esta pandemia, comparados con el mismo periodo del año pasado. En España, aunque todavía no se dispone de los datos oficiales, en las consultas de Urología de todo el país estamos constando una situación similar”.

“¿Dónde está todo el mundo? La Covid-19 no cura los cánceres”, continua el experto, “los varones han de seguir yendo a su médico de cabecera porque hemos constatado que la atención primaria (debido a la saturación por la pandemia) ha dejado de remitir un importante porcentaje de pacientes a las consultas de Urología, prácticamente la mitad que antes”.

La situación actual “no es porque la enfermedad haya desaparecido, evidentemente, es porque el acceso que han tenido los pacientes al sistema sanitario, en este caso, a su médico de cabera, ha sido fundamentalmente telefónico y, además, porque han ido posponiendo sus análisis por miedo a un contagio del coronavirus. Por estos motivos, se ha reducido el número de análisis realizados, incluyendo el del PSA (antígeno prostático específico). De este modo, estos PSA no se han detectado, ni los pacientes han sido remitidos a las consultas de Urología. Estamos hablando de que posiblemente unos 15.000 varones españoles con cáncer de próstata lo tienen ya y no lo saben, ya que la incidencia anual es de cerca de 32.000 casos nuevos anuales”.

El problema para el especialista de Urología Clínica de IMQ Zorrotzaurre “es que los casos que estamos diagnosticando ahora son, en su mayor parte, cánceres en un estadio más avanzado, por lo que los diagnósticos de la enfermedad, al ser más tardíos, a priori, tienen un peor pronóstico y menos posibilidades de recuperación”.

Sigue siendo necesario para el Dr. Pereira “un reconocimiento anual a partir de los 50 años o a partir de los 45 si hay antecedentes familiares. A través de algo tan sencillo como una analítica y valorando algo tan común en los análisis como el PSA, se puede detectar este tumor por parte de los especialistas. Merece la pena recordar que este cáncer en sus fases tempranas, que es cuando mayor probabilidad de curación tiene, no suele dar síntomas distintos a los de la hiperplasia benigna de próstata, por lo que los chequeos siguen siendo la herramienta más fácil, barata y eficaz de detectar un cáncer de próstata”.

Cáncer de testículos
Toda esta pandemia ha retrasado el diagnóstico de enfermedades oncológicas que anteriormente eran vistas por los especialistas en un estadio más precoz, dado que había una mayor rutina en los controles.

“Cuando un paciente nota algo extraño (nódulo, cambio de consistencia y/o dolor) en su zona testicular, es necesario la exploración por parte de un especialista, de manera presencial, así como la realización de una ecografía testicular. Aunque el tumor testicular es menos común que el de próstata y que se da en una franja de población más joven, entre los 15 y los 30 años, durante la pandemia la posibilidad de exploración presencial por parte de un especialista apenas ha estado presente. Esto, unido al reparo o vergüenza a consultarlo que algunos jóvenes siguen evidenciando ante este problema de salud; y la poca conciencia que existe entre los jóvenes con respecto a la autoexploración de la zona testicular, está contribuyendo igualmente al retraso en el diagnóstico de este cáncer”, destaca el urólogo.

Cáncer de riñones
En lo relativo a los tumores renales: “cuando en una ecografía, por otro motivo, se identifica un cáncer asintomático de pequeño tamaño en el riñón, éste es potencialmente más fácil de extirpar conservando el propio órgano. Ahora, los pacientes acuden a nuestras consultas porque refieren sangre en la orina y esto suele asociarse a tumores de mayor tamaño, donde la probabilidad de extirparlo y conservar el riñón es menor, precisando de la exéresis de la unidad renal al completo. Una vez más, se constata la necesidad de mantener los chequeos, en aras a un mejor manejo de los distintos tipos de cánceres, a pesar de la pandemia”, concluye

El movimiento Movember se ocupa también de otros problemas de salud no urológicos, como la depresión masculina y la inactividad física.

Movember amaitu egin da: gizonezkoen osasuna, inoiz baino kaskarragoa

PROSTATAKO MINBIZIAREN DIAGNOSTIKOAREN % 50 INGURUKO BEHERAKADAZ OHARTARAZI DUTE UROLOGOEK

• Kontua ez da prostatako, barrabiletako edo giltzurrunetako minbizi gutxiago dagoela, COVID-19aren eraginez diagnostikoa berandutu egin dela baizik, eta atzerapen horrek gaixotasunaren pronostiko okerragoa dakarkie pazienteei.

• Pandemiak lehen mailako arretako eta arreta espezializatuko zuzeneko kontsultetatik urrundu ditu pazienteak. Orain minbiziak aldi aurreratuetan daudenean joaten dira kontsultetara pazienteak.

• “Litekeena da 15.000 gizon espainolek prostatako minbizia izatea eta ez jakitea”.

Movember-ek (moustachey November terminoen laburketa), gizonen osasunaz sentikortzeko hilabeteak, urtero gizonen artean sudurpekoa hazten uzten sinbolizatzen denak, emaitza txarrak agerrarazi ditu, egungo COVID-19aren pandemia dela bide. IMQ Zorrotzaurre Urologia Klinikako espezialista José Gregorio Pereirak adierazi duenez,“Erresuma Batuko Osasun Zerbitzu Nazionalean egin berri duten ikerketa batek agerian jarri du prostatako minbiziaren diagnostikoa % 48,6 jaitsi dela pandemiaren lehen sei hilabeteetan, iazko denboraldi berarekin alderatuta. Espainian, oraindik datu ofizialik ez badago ere, Urologia kontsultetan antzeko egoera ikusten ari gara”.

“Non dago jende guztia? COVID-19ak ez ditu minbiziak sendatzen”, jarraitu du azaltzen adituak,“gizonek familia-medikuarengana joaten jarraitu behar dute, egiaztatu baitugu lehen mailako arretak (pandemiak eragindako asetzearen ondorioz) paziente asko –lehen baino ia erdia– ez dituela bidaltzen Urologiako kontsultetara”.

Egungo egoera “ez da gertatzen gaixotasuna desagertu egin delako, baizik eta, gaixoek osasun-sistemaren arreta, hots, familia-medikuena eskuratzeko modua telefono bidezkoa izan baita gehienbat, eta, gainera, analisiak atzeratzen joan dira, koronabirusak kutsatzeko beldurrez. Hori dela eta, egindako analisien kopurua murriztu egin da, baita PSArena ere (prostatako antigeno espezifikoa). Hortaz, PSA horiek ez dute tumorerik detektatu eta pazienteak ez dira Urologia kontsultetara bidali. Litekeena da 15.000 gizon espainolek prostatako minbizia izatea eta ez jakitea; izan ere, gaixotasunaren urteko intzidentzia 32.000 kasu berri ingurukoa da”.

IMQ Zorrotzaurreko Urologia Klinikako espezialistaren aburuz, hau da arazoa: “orain diagnostikatzen ari garen minbizi-kasu gehienak aldi aurreratu batean daude; hortaz, gaixotasunaren diagnostikoak beranduago egiten direnez, a priori pronostiko txarragoa dute, eta, ondorioz, sendatzeko aukera gutxiago”.

Pereira medikuaren iritziz, beharrezko da “urtean behin aztertzea 50 urtetik gorakoak edo 45 urtetik gorakoak, familia-aurrekaririk badago. Analitika bat bezain erraza den proba baten bidez eta analisietan hain ohikoa den PSA bezalako proba baloratuz, espezialistek tumorea detekta dezakete. Merezi du gogoraraztea minbizi-mota horrek fase goiztiarretan sendatzeko probabilitate handiena duela, ez dituela prostatako hiperplasia onbera ez bezalako sintomak ematen; beraz, azterketak dira prostatako minbizia detektatzeko tresnarik errazena, merkeena eta eraginkorrena”.

Barrabiletako minbizia
Esan bezala, lehen, kontroletan errutina zegoenean, espezialistek aldi goiztiarragoan ikusten zituzten gaixotasun onkologikoen diagnostikoa atzeratu egin du pandemiak.

“Paziente batek barrabiletan zerbait arraroa nabaritzen badu (noduluren bat, sendotasun-aldaketa edota mina), espezialista batek aurrez aurre miatu eta barrabilen ekografia egin beharko du. Barrabiletako tumorea prostatakoa bezain ohikoa ez bada ere eta biztanle-tarte gazteago batean gertatzen bada ere (15 eta 30 urte bitartean), pandemian zehar ia ez da egon espezialista batek aurrez aurre miatzeko aukera. Horrekin batera, zenbait gaztek oraindik agerian uzten dute eragozpenbidea edo lotsa osasun-arazo horren aurrean; izan ere, gazteen artean nork bere barrabilak miatzeri dagokionez kontzientzia gutxi dagoenez, minbizi horren diagnostikoa atzeratzen ari da”, azpimarratu du urologoak.

Giltzurrunetako minbizia
Giltzurrunetako minbiziari dagokionez,“ekografia batean, beste arrazoi batengatik, giltzurrunetako minbizi asintomatiko txiki bat aurkitzen denean, errazago erauzi daiteke organoa mantenduz. Orain, pazienteak gure kontsultetara etortzen dira gernuan odola aurkitu dutelako, eta hori tumore handiagoekin lotzen da, eta horietan tumore horiek erauzteko eta giltzurruna kontserbatzeko probabilitatea txikiagoa da, giltzurrun-unitate osoaren exeresia behar izaten baita. Beste behin ere, egiaztatu da azterketak egiten  jarraitu behar dela, minbizi-motak hobeto maneiatzeko, pandemia egon arren”, amaitu du azaltzen.

Movember mugimendua urologikoak ez diren bere arazo batzuez ere arduratzen da, hala nola, gizonen depresioaz eta ariketa fisikorik ez egiteaz.

Admin - 16:46 @ IMQ | Agregar un comentario